| Argentina
Noticias Cuyo
Seguinos en:
Facebook   Twitter
     
Hora en Mendoza:
El Tiempo en Mendoza El Tiempo en San Juan

Portada Economía Politica Paseos y Placeres Departamentales Internacionales Cultura Tecnica y Ciencia Deportes

Cómo se usan los tres tests de COVID-19 desarrollados en nuestro país

 

 

Ya están en uso los tres tests desarrollados por investigadores del Conicet: uno para detectar y medir anticuerpos contra el SARS-CoV-2, y dos para detectar el virus y hacer diagnóstico.

El primero que se conoció, a 45 días del primer paciente identificado en el país, es el Covidar IgG, una prueba serológica para medir e identificar anticuerpos contra el coronavirus que se generan en el organismo del paciente entre siete y nueve días después del comienzo de los síntomas. Generado por la viróloga Andrea Gamarnik y su equipo de la Fundación Instituto Leloir (FIL) y del CONICET, en respuesta a la convocatoria del «Unidad Coronavirus COVID-19» conformada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación (MINCyT), el CONICET y la Agencia Nacional de Promoción I+D+I, ya alcanzó las primeras 100.000 determinaciones y se distribuye de forma gratuita a hospitales y centros de salud, públicos y privados.

Este test permite determinar la presencia de anticuerpos específicos contra el nuevo coronavirus, pero además cuantificarlos en el plasma de pacientes recuperados que se utiliza con fines terapéuticos. También puede utilizarse como una herramienta para medir la circulación del virus en la población. Por su gran especificidad y sensibilidad, presenta un excelente desempeño comparado con kits serológicos importados.

Según un comunicado de la FIL, Covidar IgG ya está disponible en más de 70 hospitales y clínicas del país para el seguimiento de pacientes internados. El Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires lo está empleando para el estudio de médicos, enfermeros, ambulancieros y personal administrativo, logístico y de limpieza.

Otra aplicación es la «titulación» o determinación de los niveles de anticuerpos que tienen los sueros donados por convalecientes para evaluar su posible aplicación a personas que están cursando la enfermedad. «La mitad de nuestro laboratorio, de diez personas, está dedicado a prestar este servicio solicitado por los centros que reciben las donaciones de plasma», explica Gamarnik.

Lo utilizan en sus ensayos clínicos el Hospital Italiano de Buenos aires y la Fundación Infant. Esta última recibió más de 3000 determinaciones para su estudio clínico que intenta determinar la eficacia de la administración temprana de ese tratamiento en los cuadros graves de Covid-19 de adultos mayores.

Inicialmente validado con extracción de sangre venosa, los científicos ahora lo adaptaron para que pueda utilizarse con una gotita obtenida por punción digital, lo que facilita mucho el proceso y resulta más sencillo para detectar individuos asintomáticos que hayan tenido contacto con el virus. En CABA, ya se está utilizando en operativos sanitarios, y la Provincia de Buenos Aires recibió, el jueves pasado, un nuevo lote de 10.000 determinaciones para el mismo fin.

Dado que, gracias a distintas donaciones y al financiamiento del sistema científico, son producidas por el Laboratorio Lemos al costo y se entregan en forma gratuita, Gamarnik está tratando de impulsar dos aplicaciones nuevas. «En CABA la semana que viene iniciamos un programa para investigar ‘seroprevalencia’, para ver dónde estamos parados -explica la investigadora-. Ahora tenemos un serokit que permite tomar muestras en la calle por punción digital. Y también nos gustaría planear un operativo para buscar asintomáticos».

La serología no se usa para diagnóstico porque los anticuerpos tardan por lo menos una semana en generarse. Si este test se emplea hasta el quinto día, en muestras de pacientes que tuvieron síntomas se vio que aproximadamente el 30% dan positivo. O sea, que se pierde al 70%, que recién desarrolla anticuerpos al noveno o décimo día.

Sin embargo, por su extrema facilidad y rapidez de procesamiento, Gamarnik opina que podría usarse en forma complementaria. «Por ejemplo, podrían tomarse 2000 muestras en un barrio elegido. Supongamos que hubiera un 0,5% de personas con anticuerpos, detectaríamos 10 personas que dan positivo la serología. Podríamos hisopar a esas diez personas y a sus contactos estrechos. Esto es rapidísimo, con 100 personas en la calle se puede hacer y uno detecta por dónde se está moviendo el virus. Imaginemos que hay que hisopar a 30 personas, alrededor del 50% pueden tener una PCR positiva. No es seguro que uno pueda detectar personas que están transmitiendo el virus, pero sí se puede ver por dónde está circulando. Si uno pudiera hacer un millón de PCR por semana, sería ideal, pero no tenemos esa capacidad».

Los científicos también están desarrollando una base de datos centralizada para el análisis de los resultados serológicos que arrojan las decenas de miles de determinaciones de Covidar IgG y estará a disposición de las autoridades nacionales para ayudar a responder varias preguntas: ¿cómo es nuestra respuesta inmunológica a Covid-19? ¿cuáles son los niveles de anticuerpos, qué tipos aparecen y en qué momento? ¿cuánto duran? ¿cuál es el desempeño de la diversidad de terapias con plasma sanguíneo para pacientes con diferentes grados de gravedad?

Pruebas moleculares

Además del test serológico, la Anmat aprobó dos tests moleculares locales para detección del nuevo coronavirus que no necesitan equipos tan complejos como la PCR y dan el resultado en entre una y dos horas. Uno es el Neokit, desarrollado por investigadores del Instituto Milstein en colaboración con el Laboratorio Cassará, que está en pleno escalado de producción.

«El primer lote de capacitación se probó en hospitales de la provincia de Buenos Aires y de CABA -comenta Adrián Vojnov, que lideró el desarrollo-. El Malbrán hizo una evaluación de nuestro kit con muestras de pacientes del conurbano y hubo una coincidencia del 100% con respecto a la PCR. Ya se usaron 1500 determinaciones para entrenar a personal de capacitaciones en el Hospital Rossi de La Plata, en San Fernando, en Malvinas Argentinas, en el Fiorito y en el Muñiz, de CABA».

Del ELA-Chemstrip, desarrollado por las universidades nacionales de San Martín y de Quilmes, con dos compañías tecnológicas (Chemtest y PB-L) ya se enviaron 500 determinaciones al hospital Mariano de la Vega, de Moreno, 2000 al San Juan de Dios, de La Plata, 500 al Gandulfo, de Lomas de Zamora, 500 al Presidente Perón, de Avellaneda, y 1500 al Presidente Carlos Néstor Kirchner, de Escobar. Esta semana se enviaban 1000 a Santiago del Estero y 15.000 más a laboratorios privados de AMBA y públicos del conurbano, informó Diego Comerci, codirector del grupo que diseñó esta herramienta.

print.gif friend.gif
Share |

Escribir un comentario

  
ser-mujer-300x700-1.gif
Noticias Cuyo

Terminos y Condiciones Contacto

Powered by Yanasu S.A. | Eurofull MendozaLineas-IPMendoza en la Web